top of page
Navegar en
nuestras secciones

La historia de Salvatore Mancuso, criminal que se convirtió en “gestor de paz”


Salvatore Mancuso, líder de las milicias paramilitares de extrema derecha de las AUC, habla con periodistas en Campo Dos, una zona rural del municipio de Tibú, departamento de Norte de Santander, Colombia, 9 de diciembre de 2004. Foto Daniel Muñoz /Reuters.


Es un eufemismo decir que tiene sangre en las manos. Mucha sangre, incluso. Condenado en Estados Unidos a 16 años de prisión por tráfico de drogas, Salvatore Mancuso es también conocido por su papel al frente de una organización paramilitar que, en nombre del "anticomunismo", incrementó los abusos y masacres en Colombia durante dos décadas, con el consentimiento del ejército y del presidente de la época. Los tiempos cambian. Este mismo Salvatore Mancuso acaba de salir de la prisión de Atlanta, Estados Unidos. Y aquí está de regreso en Colombia, donde el actual presidente (de izquierda) lo nombró... ¡“gestor de paz”!


Para crecer, o simplemente continuar, les humanités, un medio alteractivo, te necesitan.

Para suscribirse: AQUÍ . Para suscribirse a nuestra newsletter: AQUÍ


(de nuestro corresponsal en América Latina)


No todos los delincuentes tienen un artículo en Wikipedia. Salvatore Mancuso es uno de estos privilegiados. Hay que decir que con alrededor de 300 supuestos asesinatos en su haber, este asesino en serie tiene suficiente sangre en sus manos para aparecer en los titulares.


Salvatore Mancuso, alias el "Triple Cero", cometió silenciosamente sus crímenes en el contexto del conflicto armado en Colombia, que entre 1985 y 2018 dejó 450.664 muertos, 121.768 desaparecidos y 7,7 millones de desplazados. Durante mucho tiempo se atribuyó la responsabilidad exclusiva de este conflicto armado a las malvadas guerrillas marxistas de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), hasta que se puso en evidencia el papel del ejército (especialmente con el escándalo de los falsos positivos), y más allá todos los diversos grupos paramilitares, a menudo vinculados al tráfico de drogas pero también a poderosos terratenientes o incluso a multinacionales deseosas de preservar sus intereses. Estos grupos paramilitares son los principales responsables de los asesinatos y masacres cometidos durante estos años oscuros (la ONU les atribuye el 80% de los asesinatos, frente al 12% de la guerrilla y el 8% de los soldados del gobierno).


Salvatore Mancuso era el jefe de estado mayor de la más importante y formidable de estas milicias paramilitares, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Nacido en 1964, comenzó su "carrera" muy pronto, a finales de los años 1980, tras recibir entrenamiento militar de mercenarios israelíes. Las Autodefensas Unidas de Colombia cometieron innumerables abusos: acaparamiento de tierras, masacres de campesinos y asesinatos de civiles, recurriendo frecuentemente a la tortura, incluso construyendo crematorios para hacer desaparecer a las víctimas: los testigos dicen que los paramilitares “ mataban gente, la enterraban en fosas y los desenterraron seis meses después para quemarlos todos a la vez. A veces cortaban los cadáveres por la mitad, sacaban todo lo que había dentro y cuando estaban secos los cortaban en trozos pequeños. Una vez picadas finas las echaban al horno. Aquí llamábamos a este lugar “el matadero”. Todo en nombre del “anticomunismo”.


Salvatore Mancuso fue a menudo el instigador o incluso el autor, como durante la masacre de El Aro (en el centro de Colombia) el 25 de octubre de 1996, donde, ante los ojos de los habitantes del pueblo, quince personas fueron torturadas y luego asesinadas por un comando. ; o en Mapiripán (en el oriente del país), del 15 al 20 de julio de 1997 donde un grupo de las AUC mató, desmembró y destripó con un cuchillo a 51 personas (leer AQUÍ ). En cada ocasión, las fuerzas armadas colombianas fueron cómplices de los crímenes.


“No tengo que temer al ejército porque no me puede hacer nada” , confiaba en 2001 el principal comandante de las AUC, Carlos Castaño (asesinado en 2004 por otros paramilitares), quien también reconoció mantener relaciones amistosas. con los altos clérigos católicos y algunos de los líderes políticos. Aunque responsable del megatráfico de cocaína (que contribuía en un 70% a la financiación del grupo paramilitar) y, como tal, objeto de varias solicitudes de extradición de Estados Unidos e Italia, Salvatore Mancuso sólo fue detenido -y extraditado a Estados Unidos- Estados Unidos, en 2008. ¿A qué se debe esta sorprendente indulgencia? Contribuyó a la elección en 2002 del presidente de extrema derecha Álvaro Uribe, y fue el iniciador en 2001 del Pacto de Ralito firmado entre los paramilitares y decenas de líderes políticos con el fin de "reconstruir la patria" y establecer un "nuevo contrato social". basado en el “derecho a la propiedad” (este es el llamado escándalo de la parapolítica, revelado en 2006). Un pacto que, para Mancuso, tenía el valor de la impunidad.


Álvaro Uribe, presidente de Colombia de 2002 a 2010. Foto Luisa González/Reuters


Con la firma, el 24 de noviembre de 2016, de un Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y las FARC, principal movimiento guerrillero (Leer AQUÍ , sobre les humanités), Colombia finalmente pudo comenzar a pasar página de lo que Naciones Unidas El Subsecretario de Asuntos Humanitarios lo calificó como “la mayor catástrofe humanitaria en el hemisferio occidental”. Del 28 de noviembre al 24 de diciembre de 2021 hemos publicado, en 12 episodios, una fascinante investigación de Verdad Abierta sobre los avances de este Acuerdo de Paz, a 5 años de su firma. Tres de ellos estuvieron dedicados a la Jurisdicción Especial para la Paz y a la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, dos órganos creados para “reparar el pasado” y hacer escuchar las voces de las víctimas.


Para sorpresa de todos, ante estas autoridades, Salvatore Mancuso, uno de sus verdugos no menos importante, accedió a declarar desde la prisión de Atlanta, en Estados Unidos, donde cumplía una condena de 16 años de prisión. Con cierto buen humor, Mancuso admitió la mayoría de los hechos que se le atribuyen y, mientras relataba sus atroces recuerdos, de las listas de opositores a eliminar que el ejército le proporcionó en los crematorios, pidió perdón a todas sus víctimas . directa o indirecta, presente o no . Aún más sorprendente, Mancuso confirmó explícitamente los vínculos entre las milicias de extrema derecha y el ejército colombiano, que llevaban a cabo “operaciones conjuntas”: “Los militares nos dieron listas de nombres diciéndonos que eran guerrilleros y que tocaríamos sus puertas y mataríamos”. a ellos." Aún más fuerte: Mancuso llegó incluso a implicar directamente al ex presidente Álvaro Uribe (de 2002 a 2010) , al menos en el asesinato de un funcionario electo local.


Salvatore Mancuso, en el avión que lo llevaba de regreso a Colombia, 27 de febrero de 2024


Febrero de 2024. Salvatore Mancuso ha cumplido su condena en Estados Unidos. El 27 de febrero regresó a bordo de un avión especial a Colombia, donde sigue acusado de más de 30 cargos, entre ellos el menor. Pero espera, a cambio de sus "confesiones", una amnistía o una reducción de la pena que le espera. Esta esperanza está tanto más fundada cuanto que el actual presidente colombiano (de izquierda), Gustavo Petro, nombró a Mancuso, el 23 de julio, "gerente de paz": "El proceso de paz entre el gobierno Uribe y los paramilitares aún no ha terminado". , todavía no se sabe toda la verdad. Las haciendas cedidas se perdieron en parte al Estado y fueron recicladas en beneficio de nuevos grupos que heredaron el paramilitarismo, y muchos cuerpos de las víctimas aún no han sido encontrados. Para completar el proceso y lograr la paz total, decidí nombrar a Salvatore Mancuso como gestor de paz”, dijo Gustavo Petro.


A la espera de que se determine su futuro penal, Salvatore Mancuso fue llevado, a su llegada a Bogotá, al penal La Picota, que se ubica justo frente a la Escuela de Artillería del Ejército de Colombia, en un barrio bautizado… Uribe Uribe. ¡No puedes inventar eso! Pero allí Mancuso será especialmente “mimado”. Para llegar a su celda tendrá que pasar cinco filtros de seguridad y tendrá derecho a su propio servicio de catering, para no correr el riesgo de morir envenenado. ¡Nunca se puede ser lo suficientemente cuidadoso!


Dominique Vernis



ARCHIVO (en frances)

A cinco años del Acuerdo de Paz en Colombia / artículos publicados sobre les humanités en noviembre-diciembre 2021:

01 / ¿En el camino correcto? El tortuoso camino hacia la paz en Colombia. Leer aquí

02 / Juzgando el pasado. La Jurisdicción para la Paz. Leer aquí

03 / Conocer y comprender. Enfréntate al espejo de la verdad. Leer aquí

04 / Francisco de Roux: “La verdad es una lucha”. Leer aquí

05 / Trabajo minucioso. La búsqueda de personas desaparecidas. Leer aquí

06 / Género y paz. Con las mujeres y la comunidad LGBTI, un proceso inconcluso. Leer aquí

07 / El olvido indígena. El capítulo étnico, confinado al papel.   Leer aquí

08 / Riesgos y peligros. La implementación del Acuerdo de Paz fue fatal para los líderes sociales. Leer aquí

09 y 10 / Salir de la guerrilla. Seguridad de los excombatientes: una “garantía” que costó la vida a 290 personas, y Reincorporación: el empinado camino de regreso a la vida legal. Leer aquí

11 / ¿Erradicar la coca? Sustitución de cultivos ilícitos: un programa llevado a cabo poco a poco. Leer aquí

12 / Territorios no reclamados. Programas de desarrollo territorial. Leer aquí

 

Totalmente gratuito y sin publicidad, publicado por una asociación, el sitio de les humanités pretende, sin embargo, buscar, revelar, allanar el camino y ofrecer a sus lectores información traicionera y fuera de lo común. Suscripciones de apoyo (5€ al mes o 60€ al año), o donaciones, imprescindibles para la continuación de esta aventura editorial: AQUÍ

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page