top of page
Navegar en
nuestras secciones

Pepitas de Aviñón


Le Songe , dirigida por Gwenaël Morin. Foto Christophe Raynaud de Lage / Festival de Aviñón


Tras las primeras reseñas publicadas los días 23 y 25 de julio, Stéphane Verrue vuelve a presentar cuatro espectáculos vistos en el Festival de Aviñón. Donde nos damos cuenta de que Shakespeare sigue siendo relevante hoy, que las palabras de Jean Giono aún dan vida a los paisajes de los Alpes de Alta Provenza (y a quienes los habitaron). Y que el teatro sigue siendo un arte capaz de trastornar, con una historia de vida escrita y dirigida por Alexander Zeldin.


Molesto. Es el primer adjetivo que me viene a la mente después de Las Confesiones. 2 horas 15 minutos sin descanso. La historia de una vida, la historia de una mujer: la madre del autor/director, Alexander Zeldin, que fue asistente de Peter Brook y Marie-Hélène Estienne, y que se define como narradora . “Me gusta contar historias que le hablen a la gente directamente, sin disfraz, sin intermediarios, que les pongan en alerta, les conmuevan sinceramente”, afirma.


Las Confesiones cuenta pues la vida de una mujer, Alice, nacida en Australia en 1943, en un pueblo, de familia sencilla, una mujer que tiene sed de aprender, de descubrir el mundo, de emanciparse. La seguimos, desde la adolescencia hasta los cuarenta, en Inglaterra.


Eryn Jean Norvill, conmovedoramente sincera en Las Confesiones , de Alexander Zeldin

Foto Christophe Raynaud de Lage / Festival de Aviñón


Es la década de 1960. Alice no logra ingresar a la universidad. Se siente culpable delante de sus padres (todo esto tiene un coste). No importa, los padres se muestran conciliadores pero arrojan a Alice en brazos de un oficial naval, que a menudo está ausente. Durante una escala, el hombre le dice que quiere tener hijos. Ella se niega y le explica que quiere hacer cursos (literatura, pintura). La pareja está destrozada, el deseo está ausente. El marido comete un acto que se parece mucho a un intento de asesinato. Es la ruptura. Conmovedora, una vida algo bohemia y aún esta pasión por las artes. Veladas con conocidos… Pasa por allí un autoproclamado especialista en pintura. Lleva a Alice a visitar el estudio de un amigo pintor. Trampa que terminará en violación. Alice finalmente decide dejar Australia, ir a Italia y sus museos y luego a Londres. Trabaja en el sector "social" para sobrevivir y visita periódicamente bibliotecas para enriquecer su cultura. Ahora tiene cuarenta años y conoce a Jacob, un cincuentón infinitamente amable, con quien le propone tener hijos. ¡Porque ahora es ella quien decide! Tuvieron dos hijos, entre ellos Alexander Zeldin. Esta, resumida brevemente, es la fábula.


Esto puede parecer un poco plano, pero nunca lo es. “En cierto modo, Las Confesiones es una simple celebración de una vida ordinaria”, dice el escritor y director. Intento de asesinato, violación: después de todo, una vida no tan normal... La madre de Zeldin lee mucho a Simone de Beauvoir, Zeldin cita a Annie Ernaux. Estamos ante la trayectoria de una mujer que recorre los años 60 y 70 con un deseo de emancipación muy fuerte. "La gran pregunta es '¿cómo honramos una vida?'", dice Zeldin . "Es una función importante del teatro: hacer que la gente sienta la riqueza de la vida y la dignidad. Dignidad es una palabra esencial para mí".

Alejandro Zeldín. Foto Curtis Brown/The Guardian


Misión cumplida, totalmente exitosa. Esto requirió todo el conocimiento de Zeldin y su equipo. La escenografía, aparentemente hiperrealista, se transforma periódicamente (en particular, con sorprendentes efectos de “zoom in”). La actuación de los actores y actrices es muy sutil, alternando entre lo ligero (o incluso lo cómico) y lo más serio, desempeñando cada uno varios papeles. Tenemos que mencionar a todos: Joe Bannister, Jerry Killick, Lilit Lesser, Brian Lipson, Pamela Rabe, Gabrielle Scawthorn y Yasser Zadeh, con una mención especial para Amelda Brown (que hoy interpreta a Alice) y la actriz australiana Eryn Jean Norvill ( que interpreta a Alice, de entre 18 y 42 años), moviéndose con sinceridad en cada segundo. Muchas escenas hacen convivir a estas dos Alicia. La mirada de hoy a su yo más joven es particularmente conmovedora. Además, al menos para dos actores, las elecciones de Zeldin son muy sutiles. Joe Bannister desempeña el papel del primer marido (el oficial naval psicópata que intentó asesinar a Alice) y luego el papel del violador. Muy perturbador. Brian Lipson interpreta el papel del padre de Alice (pintor aficionado), luego el papel del amigo del violador (pintor de vanguardia), luego el papel de Jacob que será... el padre de los hijos de Alice. Sin duda, estas elecciones no son triviales... Y varias escenas permanecerán en la memoria durante mucho tiempo, en particular la escena en la que Alice se "venga" de su violación. Cortar el aliento !


ATENCIÓN: Las Confesiones estarán de gira la próxima temporada: del 29 de septiembre al 14 de octubre en el Odéon – Théâtre de l'Europe, París; del 8 al 12 de noviembre en la Comédie de Genève; del 15 al 18 de noviembre en el Théâtre de Liège; del 22 al 24 de noviembre en la Comédie de Clermont-Ferrand; y del 3 al 5 de mayo en el Théâtre de la Ville de Luxemburgo.


Shakespeare y la realidad virtual


La verdad es un perro imprescindible para Kennel, Tim Crouch. Foto Christophe Raynaud de Lage / Festival de Aviñón


En la Capilla de los Penitentes Blancos, escenario desnudo, o casi: hay un pie de micrófono con micrófono, de todos modos, además de un sencillo taburete de bar. Llega Tim Crouch, camisa y pantalón negros, con un casco de realidad virtual en la cara. Se dirige a nosotros, incluso nos da detalles. Fulano de tal está hinchado por la comida que comió rápidamente antes de la función, tal y cual pagó el precio completo por su asiento pero se aburrirá mortalmente y abandonará la sala antes del final... Hay un oportunista, un directora,etc. : la lista es larga y sabrosa. Crouch menciona el precio de las entradas y calcula los ingresos esperados. Tras esta introducción, cuanto menos, incongruente, evoca al Loco del Rey Lear . Este personaje abandona la tragedia en el Acto III, antes de la masacre y la guerra civil (como Benvolio desaparece tras la muerte de Mercucio en Romeo y Julieta , pero el Loco en Lear es un personaje más emblemático en la dramaturgia shakesperiana). Crouch lo trae de regreso para presenciar la tragedia hasta el final. Explica que el casco de realidad virtual está vacío. Durante una hora irá y viene entre el escenario desnudo (en el que se desarrolla la acción de El rey Lear ) y el público. Se quita periódicamente los auriculares para venir a hablarnos (por el micrófono), unos auriculares que se vuelve a poner para narrar la tragedia, o más bien vivirla, como testigo impotente. Termina con la muerte de Cordelia y la muerte de Lear. Crouch habla de un “teatro conceptual”. Desde nuestro punto de vista, no lo es en absoluto. El autor cuestiona el teatro y la relación entre un actor y un público.


“Esta obra habla, por tanto, de la muerte del teatro… pero refutándola a través de su forma misma. ¡Porque definitivamente es un show en vivo! » dijo Tim Crouch. “La cualidad única del teatro reside precisamente en su realidad material: personas reunidas en el mismo lugar y al mismo tiempo, que respiran el mismo aire, ven lo mismo y experimentan juntas el juego entre estos dos espacios que son el escenario y el escenario. audiencia. Las nuevas tecnologías no pueden reemplazar la necesidad fundamental que tenemos de poder unirnos. La soledad de lo digital no es teatro, ni lo que yo quiero que sea .


Todo está dicho. Después de muchos años jugando, el autor explica que quería dar la espalda al "realismo psicológico", que empezó a escribir cuestionando la relación actor-público. Hoy son las “nuevas tecnologías” las que denuncia. Y Crouch nos dice: ““Mira con tus oídos”, como ya escribió Shakespeare en el prólogo de Enrique V : “Compensa nuestras imperfecciones con tus pensamientos (…) Imagina, cuando hablamos de caballos, que ves” .


Tim Crouch, un actor y autor único, tiene una elegancia poco común y un talento increíble. Son conmovedores los pasajes que evocan la enucleación de Gloucester, la escena de Edgar (el hijo) haciendo creer a su padre ciego que están al borde de un acantilado y que puede acabar con su vida, la muerte de Cordelia y la de Lear. Crouch, sin embargo, está solo en el escenario, con su ridículo casco sobre los ojos, y nos dejamos llevar. Es bastante fascinante, magnético. Y es también un alegato por el directo “real”, ese que tanto amamos.


( La verdad es un perro imprescindible en la perrera ["¡A la caseta del perro, perra de la verdad!", en El rey Lear , acto 1, escena 4] se representó en el Festival de Aviñón, del 14 al 23 de julio).


Skakespeare de nuevo, en una farsa desenfrenada


Le Songe, dirigida por Gwenaël Morin. Foto Pierre Grosbois


Desde El sueño de una noche de verano , Gwenaël Morin quiso hacer “ un campo de experimentación y exploración de este loco deseo de vivir ”. El espectáculo tuvo lugar al aire libre, en el jardín de la Maison Jean Vilar. Cuando el coro de cigarras calla, al caer la noche, se desarrolla la gran fantasía shakesperiana, y es una farsa desenfrenada, ¡un desastre! Durante dos horas seguimos este encantamiento jubiloso, una gran celebración poética, teatral y dionisíaca. Teatro en estado puro, en estado crudo. Una verdadera alegría.


Sin casi nada, y con un cuarteto de cojones (Virginie Colemyn, Julian Eggerickx, Barbara Jung y Grégoire Monsaingeon, con quien Gwenaël Morin ya había protagonizado la aventura del Teatro Permanente de Aubervilliers, a finales de los años 2000), acompañado de dos actores aficionados de Aviñón, para interpretar todos los papeles de la obra, lo hacen con una energía loca y siempre acertados. Cambiamos un elemento de vestuario y listo, listo. Oberón se convierte en Hermia, Titania se convierte en Helena, etc. Se coloca un trozo de sábana en el suelo, es un personaje que no está físicamente presente allí, y listo, aceptamos el código de puesta en escena. Todo esto es totalmente encantador.

Gwenaël Morin promete otras propuestas en los próximos años, cada vez vinculadas a las elecciones de la dirección del Festival de Aviñón. ¡Esa es una excelente noticia!


ATENCIÓN: Le Songe , de Gwenaël Morin, estará de gira la próxima temporada:

Del 27 de septiembre al 20 de octubre en la Grande Halle de la Villette, en París; del 28 de noviembre al 6 de diciembre en el Théâtre Public de Montreuil; del 12 al 14 de diciembre en La Coursive, en La Rochelle; 19 y 20 de diciembre en Rochefort; del 10 al 19 de enero en el Théâtre Garonne; luego a Foix, Ibos, Chambéry, Bressuire, Poitiers, Tulle y Saint-Jacques-de-la-Lande…


Un viaje a la tierra de Giono


Giono - Paisajes, Rostros , de Paul Fructus


Al final, otra pepita: Giono - Paisajes, rostros , adaptada y dirigida por Paul Fructus. “Este programa respeta hasta el último detalle los textos de mi padre”, escribe Sylvie Durbet Giono, la hija del escritor. “Restituye esta oleada de savia de la naturaleza, herida y maltratada por los hombres, que se venga haciéndoles agotarse en una danza demoníaca provocada por el dios Pan regresado a la tierra. »


En el escenario: un magnífico banco (un banco sólo para "decoración", palabras establecidas) colocado sobre una pequeña plataforma. Del fondo de la sala sale un hombre vestido de campesino, apoyado en un palo de madera flotante. Al llegar frente a nosotros, saca un libro de su bolsillo y comienza a leer. Abrir un libro de Jean Giono es abrir una puerta a paisajes atormentados y a una humanidad arrastrada por la loca danza de las estaciones. Habla de la naturaleza viva, de torrentes, de árboles, de piedras… Habla admirablemente de lo que hoy llamamos las fechorías del Antropoceno…


Nuestro hombre sube a la plataforma, guarda el libro y deja el bastón. Luego comienza un viaje hacia la tierra de Giono. En cada frase de Giono hay un universo en expansión. No necesita una pantalla grande ni una cortina de humo. Está todo en cada palabra. Paul Fructus entendió esto perfectamente. Nos adentra en este universo poético, cruel y orgánico. Extracto de Un de Baumugnes, luego Prélude de Pan y, finalmente, un extracto de Chant du monde . No sólo hay asombro, también hay mareos. Hombres y árboles se retuercen bajo los mismos vientos fríos, bajo los mismos soles locos que en la obra de Van Gogh. A través de su pintura de hombres y paisajes, Jean Giono hace estallar los horizontes de los Alpes de Alta Provenza con un soplo poderoso que toca lo universal. Estaremos alternativamente en Baumugnes, luego en una posada loca, antes de volver al libro, a modo de epílogo.


Baumugnes es un pueblo creado por los protestantes. Los católicos se habían cortado la lengua para no poder cantar más la canción. Y los echaron a las carreteras. ¡Estupidez sin nombre de las guerras religiosas! Fueron a las montañas y construyeron un pequeño pueblo donde había un pequeño prado. “ Diez casas, y el peso silencioso del bosque , la montaña de los mudos, el país donde no hablamos como hombres. Hablar con el muñón en la boca tenía el efecto de un grito de animal y les molestaba sonar como animales al aullar. Entonces inventaron llamarse con armónicas”, escribe Giono.

Luego la posada. Recibe un misterioso desconocido que salvará a una paloma herida intencionalmente por un leñador que quiere domesticarla. Pero, sobre todo, comienza a retumbar una tormenta, los elementos se desatarán, los campesinos borrachos quedarán poseídos. Estallido colectivo, trance que se extiende por todo el pueblo desembocando en una gran locura dionisíaca...


Paul Fructus le da vida a todo con una energía impecable. Giono es un autor inmenso. Todavía es necesario, en el escenario de un teatro, poder transmitir este poder. Y Paul Fructus (como actor experimentado), con su cuerpo, su voz y su presencia, lleva estas historias con una fuerza totalmente cautivadora. Giono/Fructus es de la misma calaña que Caubère/Daudet, en un estilo diferente pero con el mismo compromiso total.


( Giono - Paysages, Visages , de Paul Fructus, se representó en el Petit Louvre, del 7 al 29 de julio).


Stéphane Verrue



Las humanidades no son lo mismo. Totalmente gratuito y sin publicidad, publicado por una asociación, el sitio de humanidades pretende, sin embargo , buscar, revelar, allanar el camino y ofrecer a sus lectores información traicionera y fuera de lo común.

Para animar esta aventura, desde 1 €:


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page