top of page
Naviguez dans
nos rubriques

"Atentado" contra Duque: ¿una fake news?


Por fin, la prensa francesa empieza a hablar de Colombia. ¿Es para informar sobre la terrible represión del Paro nacional que comenzó hace dos meses, el 28 de abril, para transmitir las denuncias de organizaciones especialmente subversivas como Amnistía Internacional, o de importantes asociaciones de derechos humanos que hablan abiertamente, con pruebas, de "crímenes contra la humanidad"? Ya hay más de 60 muertos contabilizados por la ONG Temblores, 1.500 víctimas de la violencia policial, casi 2.000 casos de detenciones arbitrarias, entre ellos más de 300 jóvenes aún "desaparecidos", muchos de los cuales se sabe ahora que fueron torturados y luego ejecutados sumariamente. Salvo contadas excepciones, la prensa francesa no dice nada al respecto, como si su contenido editorial estuviera dictado por el Presidente frances, que ha decidido guardar silencio sobre las exacciones del gobierno colombiano y continuar alegremente la cooperación política y militar con la Colombia uribista del presidente Iván Duque, que ha decidido suspender los acuerdos de paz firmados por su predecesor José Manuel Santos.


Este silencio ensordecedor se rompió ayer, sábado 26 de junio, con una información de suma importancia: "El helicóptero en el que viajaba Iván Duque fue blanco de disparos este viernes cerca de la frontera con Venezuela, según anunció el propio jefe de Estado. El ataque se produjo en el departamento de Norte de Santander, una región del noreste de Colombia asolada por la violencia entre grupos armados y por el narcotráfico. "Se trata de un ataque cobarde, se pueden ver agujeros de bala en el avión presidencial", dijo Iván Duque en un comunicado oficial, añadiendo que su servicio de seguridad y la fuerza del helicóptero habían logrado evitar que ocurriera "algo mortal". "No nos intimidan con violencia ni con actos de terrorismo. Nuestro Estado es fuerte y Colombia es lo suficientemente fuerte como para enfrentar este tipo de amenazas", agregó el presidente conservador. Las imágenes difundidas por la presidencia mostraron varios agujeros de bala en la cola y el rotor principal del avión."


La información, repetida en bucle por la cuasi-totalidad de la prensa francesa, las radios y las televisiones, procede de un único despacho de la Agence France-Presse, que a su vez toma un comunicado del gobierno colombiano, sin un ápice de verificación. Sólo Le Monde, retomando el mismo despacho de AFP, introduce en el título del artículo un mínimo de prudencia: "En Colombia, el presidente Iván Duque dice haber sido víctima de "un ataque cobarde" después de que su helicóptero fuera tiroteado. "


El presidente Iván Duque "dice haber sido víctima": efectivamente, esto está por demostrar, y habiendo cedido tanto el gobierno Uribe de Colombia, en el pasado e incluso recientemente, a la más burda desinformación, es mejor tomar lo que emana de él con mucha prudencia.


Sin embargo, según las primeras investigaciones realizadas por nuestra redacción, este "atentado" contra el presidente Duque nunca existió. Y es bastante fácil de establecer. Según la versión oficial, entregada por el director general de la Policía, Jorge Vargas, se produjeron disparos contra el helicóptero presidencial (un Black Hawk en el que se encontraban, además de Iván Duque, miembros de su gobierno, incluido el ministro del Interior Daniel Palacios) desde un barrio de la ciudad cercano al aeropuerto, en el momento del aterrizaje. A continuación, la Presidencia colombiana difundió complacientemente las fotos de los agujeros de bala en la carcasa del helicóptero y un breve vídeo grabado, como por casualidad, en el momento en que se produjo el disparo (VER AQUI).


Poco después, el ministro de Defensa, Diego Molano, anunció una recompensa de casi 800.000 dólares por cualquier información que ayudara a identificar a los autores del "atentado"; y simultáneamente, se "encontraron" las dos armas que supuestamente se utilizaron (ver foto), dejadas tontamente en el lugar: una pistola ametralladora AK-47 y un fusil calibre 7,62 que llevaba (de nuevo, como por casualidad) la marca del ejército venezolano. Esto es completamente coherente con la propaganda uribista: desde el inicio de la protesta social en Colombia, el presidente Duque y su mentor Álvaro Uribe han venido afirmando que el Paro Nacional está orquestado y financiado por la Venezuela de Chávez y Maduro, con el apoyo de la exguerrilla de las FARC y los narcotraficantes (¡que son, por cierto, los principales apoyos del clan Uribe!).


Salvo que esta coherencia no se sostiene ni 15 segundos, y en el caso del "ataque" presidencial, es bastante fácil de demostrar. Dos expertos en armas de guerra y balística, consultados por nuestra redaccion, son formales. El fusil AK-47 de fabricación rusa tiene una cadencia de fuego de 600 disparos por minuto y un alcance de 443 metros en modo semiautomático y 302 en modo automático. El fusil FAL 7,62 de fabricación belga tiene una cadencia de tiro de 700 cartuchos por minuto, con un alcance efectivo de 600 metros y un alcance máximo de 1.860 metros. Según los expertos consultados, los disparos que se escuchan en el vídeo difundido por el gobierno colombiano no parecen corresponder a ninguna de estas dos armas. Pero sobre todo, la distancia entre el barrio donde se encontraron las dos armas y el aeropuerto Camilo Daza de Cúcuta (ver foto) -sin tener en cuenta la altitud del helicoptero- es mayor que el alcance máximo de las dos armas. Según estos expertos, es materialmente imposible que a tal distancia (al menos 2 kilómetros), uno de los dos cañones haya podido causar los impactos de bala fotografiados y difundidos por la Presidencia colombiana.


Lo más probable es que se trate de un montaje para hacer creer que se ha producido un atentado. En Colombia, algunas voces se apresuraron a cuestionar la sinceridad del "incidente", empezando por el senador Gustavo Bolívar. La escritora Carolina Sanín escribió en su cuenta de Twitter: “¿La derecha montando atentados contra el gobierno para justificar el totalitarismo? Estaba más cantado ¿Ustedes no se dan cuenta de que el uribismo está haciendo todo esto para no soltar el poder el año entrante? ¿De verdad no se dan cuenta? ¿Ese es el grado de alienación y de incapacidad para leer lo que pasa? ¿O todos se dan cuenta y yo soy la única temeraria pendeja que lo dice?”.


Pero para la AFP, de la que se hace eco a coro casi toda la prensa francesa, no hay sombra de duda: el amable presidente colombiano fue víctima de un "ataque cobarde". ¡Amén!





Mots-clés :

115 vues0 commentaire

Comentários


bottom of page